sitios de vida

relatos y recuerdos van tomados de la mano

Monday, February 04, 2008

relato II


Desconsuelo

Presencia triste, versión de angustia ilimitada
Ante las paredes ruinosas de la antigua casa, mis ojos se mojan sin poder evitarlo
Contemplo esa puerta de maderas trozadas, con barniz descascarado por el tiempo, bajo su arco colonial, y pienso ¿Que tapó detrás de los chirridos de sus oxidadas bisagras?
La vereda angosta y deteriorada quedó como un espacio vacío con el correr de los años.
El llamador en la pared, irreconocible y mohoso, ya no repica buscando su gente
¿Qué dicen las letras extrañas que un día fueron selladas en la arruinada pared?
¿Quién puso la invitación con faltas de ortografía, o después fue sellada por una comuna hoy inexistente para evitar su destrozo?
No se que ha pasado pero es lo que veo y me intriga después de sesenta años, cuando llego al pueblo de mi secreto amor.
No hay ni una pequeña planta que demuestre la vida. Solo abandono y vejez. Desamor y desaliento para mi interior.
Al escapar del país por razones ajenas a mi conciencia, rogué eternamente poder regresar y hoy sufro el contacto con los escasos parajes deshabitados de esta pobre villa fantasmal.
No tengo consuelo
Solo dos niños, huérfanos accidentales se ubican por las noches y duermen en el umbral y el escalón de la casa.
Pero eso ya es otra historia…
25/01/08

1 Comments:

Blogger rober said...

Hermoso relato Cirse. Manejás muy bien las descripciones, los tiempos, la tragedia insinuada tras pocas palabras, y un final más triste resonando en el eco de la historia.
rober

10:32 AM  

Post a Comment

<< Home